domingo, 21 de octubre de 2007

La mujer que iba morir se llamaba Hortensia


Tengo un trabajo sencillo. Atender a los clientes, ofrecerles el producto y, en caso de convencerles para que lo compren, cobrárselo. La tienda donde paso 7 horas tres días en semana no es muy grande, es más bien pequeña, y además la mercancía que se vende no es asequible para todos los bolsillos, lo que implica que las personas que entran son pocas en comparación con otros comercios. Con todo esto quiero decir que normalmente tengo mucho tiempo libre en mis horas de trabajo, que normalmente aprovecho leyendo o haciendo sudokus, pero principalmente leyendo.

En fin, aunque no lo parezca esta entrada es para hablar sobre uno de los mejores libros que he leído desde hace mucho tiempo. Se titula La voz dormida y su autora es Dulce Chacón. La verdad es que no buscaba este libro cuando lo compré, ni siquiera tenía intención ese día de llevarme ninguno a casa. Fue durante el mes de agosto, un día mientras paseaba entre las estanterías de la Fnac, cuando vi en la portada la imagen de una guerrillera con un niño en brazos. Lo cogí y lo abrí por la primera página (suelo escoger así los libros que leo, una manía tonta, como la de leer el periódico de atrás para delante), y esto fue lo que leí:



La mujer que iba a morir se llamaba Hortensia. Tenía los ojos oscuros y no hablaba nunca en voz alta. Sólo cuando la risa le llenaba la boca, se le escapaba un Ay madre mía de mi vida que aún no había aprendido a controlar, y lo repetía casi a gritos sujetándose el vientre. Se pasaba gran parte del día escribiendo en un cuaderno azul. Llevaba el cabello largo, anudado en una trenza que le recorría la espalda, y estaba embarazada de ocho meses.

Después de leer ese párrafo no tuve otra opción que comprar el libro. Y la verdad es que mereció la pena. Al principio cuesta acostumbrarse a una forma de narrar muy distinta de otros autores, pero la historia que cuenta es tan... intensa, tan llena de emoción que una vez que empiezas a leerlo es casi imposible parar. En parte te atrapa porque toda la novela está basada en hechos reales, la vida cotidiana de las mujeres prisioneras en la cárcel de Las Ventas durante la represión franquista, y también porque la autora es una gran escritora.

Antes de descubrir este libro yo apenas sabía nada de Dulce Chacón. Me sonaba su nombre, como el de muchos otros escritores. Pero cuando terminé La voz dormida decidí que quería saber un poco más sobre ella. Y averigüé que nació en Zafra, Badajoz, el 3 de marzo de 1954, en el seno de una familia tradicional. Pronto se notó su tendencia política, más próxima a la izquierda, que la llevó a tratar temas como las ejecuciones llevadas a cabo durante el franquismo. Siempre fue una escritora comprometida con temas sociales, y lo demostró formando parte de la Plataforma de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género. Además, fue una firme opositora de la guerra de Irak, participó en manifestaciones contra ella e incluso leyó un manifiesto junto a José Saramago en la que tuvo lugar en Madrid. Por desgracia, el 3 de diciembre de 2003 el cáncer acabó con su vida, dejando a un marido viudo y a dos hijos huérfanos de madre.
Me parece que era una de esas personas excepcionales que aunque no conozcas personalmente, sientes que tiene una personalidad increíble y una forma de ver la vida que a muchos nos gustaría tener. Nunca hablé con ella, nunca la vi en persona, nunca supe gran cosa de su existencia, ni siquiera conocí sus obras hasta hace muy poco. Pero sé que fue una gran mujer, comprometida con temas tan importantes como la violencia de género, y además una gran escritora, con obras capaces de emocionar a cualquier lector. Me habría gustado conocerla.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Tengo muchas ganas de leer este libro! Pero es algo que NO apuntaré es esa larga lista de cosas pendientes (que empieza por ir a todas las clases todos los días...) porque quiero leerlo de verdad, jajaj!
¡Ay! Yo no sé que haría sin vosotras en esta clase que todavía sigue estando rara... Jajaj! Estoy deseando que llegue el jueves! Pero bueno, de momento, me conformo con terminar lo de Periodismo Social prontito, je!

un beso!
Clau

PD. estoy pensando seriamente dejar de jugarme los cafés... jajaja!

jmizizu dijo...

La mujer que iba morir se llamaba Hortensia cuando lei esta frase ya sabia que iba a ser un gran libro y me lo compre. Sin duda uno de los mejores que he leido.

AtaxiA dijo...

Es mi libro favorito, por delante del quijote y de todos esos grandes cla´sicos que dice la gente que no puedes dejar de leer.

Llegué a tu blog porque no estaba segura de como era la primera frase, y hay una especie de "concurso" para elegir el mejor comienzo de novela(http://www.sfpa.es/blog/?p=91), y yo quería proponer este.

Un saludo